Instrumentos Monetarios


Esquema y FormulaciónAcciones de Política MonetariaTRMTabla mensual de deslizamientoInforme Monetario

La consecución de los objetivos de la política monetaria y cambiaria se alcanzan a través de los instrumentos con que cuenta el BCN para ajustar las variables monetarias.

  Instrumento de la Política Cambiaria

La fijación del tipo de cambio oficial, con mini devaluaciones diarias pre anunciadas, o deslizamiento cambiario, es el instrumento principal del BCN para anclar la evolución de los precios domésticos y de las expectativas. Así, en el mediano plazo, y en ausencia de elementos sustanciales que afecten la oferta o demanda de bienes o servicios, los precios en la economía en promedio evolucionan en correspondencia con el deslizamiento cambiario y la inflación internacional (bienes y servicios importados).

La tasa de deslizamiento cambiario la aprueba el Consejo Directivo del BCN. Posteriormente, de conformidad con lo establecido en las normas financieras, el BCN publica cada mes el tipo de cambio oficial del Córdoba con respecto al Dólar de los Estados Unidos de América que regirá en sus operaciones de cambio en el mes subsiguiente.

El BCN compra los dólares ofrecidos por el sistema financiero al tipo de cambio oficial del día, mediante una mesa de cambio. Asimismo, mediante la mesa de cambio el BCN vende los dólares demandados por el sistema financiero al tipo de cambio oficial más una comisión cambiaria.

Para monitorear el desempeño del mercado cambiario y realizar las correcciones monetarias que lo estabilicen, el BCN da seguimiento a la brecha cambiaria (relación porcentual entre el tipo de cambio promedio de venta en el mercado cambiario y el tipo de cambio oficial) y el volumen de transacciones en la mesa de cambio del BCN, entre otras variables. Así, una mayor demanda de dólares del público conducirá a una mayor brecha cambiaria y a una venta de dólares en la mesa de cambio del Banco, mientras que una mayor oferta de dólares del público producirá el efecto inverso, es decir, a una menor brecha cambiaria y a una compra de divisas en la mesa de cambio del Banco. Una brecha cambiaria estable es aquella en la que el tipo de cambio promedio de venta en el mercado cambiario se ubica entre el tipo de cambio oficial más la comisión por venta de divisas establecida por el BCN.

  Instrumentos de la Política Monetaria

El BCN conduce la política monetaria utilizando los instrumentos siguientes: las operaciones de mercado abierto, el encaje legal, los depósitos monetarios y los préstamos y anticipos de liquidez. Con estos instrumentos el Banco procura preservar la estabilidad de las reservas internacionales y las condiciones de liquidez de la economía, apuntando a mantenerlas estables y, de esta forma, incidir en las tasas de interés del mercado interbancario.

Para monitorear el desempeño de las reservas internacionales y de ser necesario realizar acciones de corrección monetaria, se da seguimiento a la cobertura o cociente de reservas internacionales a base monetaria, entre otras variables. Una mayor cobertura conlleva a una mejor posición de reservas internacionales y viceversa, una menor cobertura conlleva a una menor posición de reservas internacionales. También se establecen metas de flujos de reservas internacionales para evaluar su desempeño.

Para monitorear las condiciones de liquidez en el sistema financiero se da seguimiento a los coeficientes de liquidez del sistema financiero y a la tasa de interés interbancaria para operaciones a un día, entre otras variables. Un menor coeficiente de liquidez indica condiciones de liquidez estrechas que incidirán al alza en la tasa de interés interbancaria, mientras que un mayor coeficiente de liquidez presentará condiciones de liquidez relajadas que incidirán a una baja en la tasa de interés interbancaria.

  Operaciones de Mercado Abierto

El principal instrumento de política monetaria del BCN lo constituyen las Operaciones de Mercado Abierto (OMA), que consisten en operaciones de compra y venta de valores para inyectar o absorber liquidez, con intervenciones diarias y de otra periodicidad. El BCN usa las OMA con plazos mayores a un mes para administrar la liquidez que aseguren el cumplimiento de las metas de reservas internacionales y las OMA menores a un mes para facilitar el manejo de la liquidez de las instituciones financieras.

Las OMA del BCN comprenden lo siguiente:

  1. Letras del BCN. Son valores en córdobas y en dólares emitidos en el mercado primario a plazos de 1 hasta 359 días;
  2. Reportos Monetarios. Son compras de valores en córdobas con obligación de recompra por parte del reportado, a plazos de 1 hasta 180 días. En estas operaciones se utiliza como colateral valores del BCN y del sector público;
  3. Títulos de Inversión. Son valores en córdobas y en dólares emitidos en el mercado primario a plazos de 1 hasta 359 días, pero limitados a personas naturales y jurídicas no bancarias; y
  4. Valores de Deuda Pública. Son compra o venta de valores públicos en córdobas en el mercado secundario.

Estos instrumentos se transan a través de las modalidades de: subastas, compras directas, ventas directas y ventanillas. Las tasas de interés se determinan en dependencia de las condiciones del mercado mediante el mecanismo de subastas, mientras que las tasas de interés de ventanillas de reportos y colocación directa las determina el BCN.

La instrumentación de los reportos monetarios y ventanillas de depósitos para operaciones de corto plazo produce un corredor de tasas de interés. El BCN induce a la tasa para reportos de subastas, señalando una tasa de referencia para reportos monetarios (TRM), que constituyen la tasa interna del corredor para inyecciones de liquidez, mientras que fija la tasa de interés para reportos de ventanilla que constituye el límite superior del corredor para inyecciones de liquidez. Asimismo, la tasa de interés de las operaciones de absorción de las Letras del BCN constituye la tasa de interés interna del corredor para absorciones de liquidez, mientras que fija la tasa de interés para depósitos monetarios de ventanilla que constituye el límite inferior del corredor para absorciones de liquidez.

Operaciones de Mercado Abierto

  Encaje Legal

El Encaje Legal es otro instrumento monetario utilizado por el BCN para incidir sobre la liquidez primaria de la economía y consiste en la obligatoriedad de los bancos y sociedades financieras de mantener depositado en el Banco un porcentaje de sus obligaciones con el público, principalmente depositantes. El encaje legal es utilizado además para la gestión de liquidez precautoria.

El encaje legal puede utilizarse como un instrumento de absorción de liquidez aumentando la tasa de encaje, o bien, como un instrumento de inyección de liquidez reduciendo la tasa de encaje.

El Consejo Directivo del Banco es quien tiene la facultad para fijar las tasas de encaje bancarios mínimos, la composición de las obligaciones sujetas de encaje y otros aspectos operativos relacionados con su medición. El BCN establece una tasa de encaje mínima requerida de forma diaria y semanal, tanto para las obligaciones en moneda nacional como en moneda extranjera, pudiendo ser diferenciada.

Encaje Legal

  Depósitos Monetarios

El BCN también utiliza como instrumento los Depósitos Monetarios, mediante el cual se pueden absorber excedentes de liquidez del sistema financiero tanto en córdobas como en dólares.

Los Depósitos Monetarios se colocan mediante una ventanilla que está abierta de forma diaria. El BCN establece los plazos a los cuales pueden invertir las instituciones financieras y las tasas de interés para cada plazo. En el caso de los Depósitos Monetarios, el BCN no establece montos a absorber. Sin embargo, mediante la determinación de las tasas de interés a todos los plazos el BCN señaliza su postura sobre las condiciones de liquidez y sus objetivos.

Depósitos Monetarios

  Préstamos y Anticipos de Liquidez

El BCN puede conceder a los bancos y sociedades financieras, préstamos o anticipos para enfrentar dificultades transitorias de liquidez, lo que en la jerga de banca central se conoce como la función de prestamista de última instancia.

Actualmente, el BCN tiene a disposición una Línea de Asistencia Financiera, a la que pueden acceder las instituciones financieras habiendo cumplido con ciertos requisitos y garantías. Así, las instituciones pueden recibir préstamos a un mes de plazo en el equivalente a un porcentaje de su patrimonio, garantizados con inversiones en el exterior, certificados de depósitos a plazos y cartera de crédito.

Este instrumento es el menos utilizado por el BCN, y está reservado para situaciones especiales que presionen sobre la liquidez de un banco en particular, o sobre el sistema financiero en su conjunto.